Grupo Vigencia | Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables

GRUPO VIGENCIA
"Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables"

LA DEPRESIÓN EN LOS ADULTOS MAYORES

772698“Mi padre ya no es el mismo. Tal vez sea la edad, pero cada vez lo notó más enojado, molesto cuando vamos de visita; su tolerancia ha disminuido y a veces hasta sus nietos temen acercarse a él porque saben que los va a regañar por cualquier situación, aun cuando sea mínima. Ha dejado de cuidar su jardín y de pasar tiempo en él. Supongo que está cansado, y esto también ha alterado su carácter. La edad nos afecta a todos y ahora está afectando a mi padre. No, ya no es el mismo... es triste pero lo comprendemos, así terminaremos todos algún día”. Este pensamiento es común en las personas que tienen un contacto cercano con un adulto mayor y notan cambios en sus estados de ánimo. Relacionar la edad con una variación en el carácter es común, pero no es del todo acertada, y es necesario estar atentos para identificar a tiempo una posible depresión.

Factores predisponentes

La depresión en los adultos mayores se presenta en un 4.5% en las mujeres y en un 2.5% en los hombres. Generalmente está asociada a una mala relación con la familia, separación familiar y en personas que se encuentran internadas en algún lugar y que no tienen un contacto frecuente con sus seres queridos. “De hecho hay diversos estudios que avalan la relación de la depresión con la separación de la familia”, señala la licenciada en psicología con especialidad en terapia familiar, Claudia Chávez. “Otras situaciones que originan la depresión son el hecho de depender físicamente de otras personas, la sensación del adulto mayor de no poder valerse por sí mismos y el tener algún problema de salud, además de la viudez o separación de la pareja”, explica.

¿Tristeza o depresión?

Para identificar la depresión en las personas, es necesario distinguirla de la tristeza. La tristeza es una emoción que todos hemos experimentado, ya sea por la pérdida de un ser querido, por frustración o sensación de abandono, entre otros factores. Esto es común en todas las personas, pero un estado depresivo va mucho más allá de esta emoción.
Tal como lo explica la licenciada Chávez, la depresión es un conjunto de síntomas que son constantes y duran más de 2 meses afectando a la persona. Algunos de estos síntomas son:

  • Variación en las conductas alimentarias, que puede manifestarse como pérdida de apetito o consumo excesivo de alimentos.
  • Estado constante de tristeza.
  • Alteraciones en el sueño, ya sea dificultad para conciliar el sueño o hipersomnia, dormir durante gran parte del día.
  • Dejar de hacer alguna actividad que provocaba satisfacción y alegría.
  • Irritabilidad, manifestación de enojo o frustración constante. Este es uno de los síntomas más comunes en los adultos mayores.

Ayuda profesional

Para tratar la depresión en el adulto mayor, se requiere una evaluación por parte de un profesional. “Cuando es una depresión leve, se trabaja únicamente con psicoterapia, pero cuando se trata de una depresión de moderada a grave, es necesario canalizar al paciente a un médico para incluir fármacos en el tratamiento”.

La respuesta del tratamiento varía en cada persona. En psicoterapia, puede tardar de 4 a 6 meses o en casos difíciles un poco más. Si la persona está recibiendo medicamentos, tiene mucho que ver la constancia. “Luego está también el estigma del medicamento, mucha gente no se los quiere tomar y es difícil avanzar en el caso de una depresión mayor”.

En este sentido, la licenciada explica que es muy importante la medicación, sobre todo si existe una ideación suicida, pues está en riesgo la vida del paciente. “Hay pacientes que expresan esta idea abiertamente y los familiares no deben tomarlo como un chantaje o pensar que lo hacen sólo por llamar la atención, hay que darle al paciente atención profesional inmediata”.
En el caso de los adultos mayores que no quieren acudir con un psicólogo o psiquiatra, la licenciada hace hincapié en que los familiares o las personas cercanas a ellos deben convencerlos de que necesitan la ayuda profesional para poder superar el trastorno que está afectando su vida. “La depresión es una enfermedad y como tal, necesita atenderse”, asegura.

Aún hay mucho por vivir

Una de las recomendaciones más sencillas y efectivas para no caer en la depresión es la realización de alguna actividad, que sea acorde a los gustos y preferencias de la persona. “Hay muchos adultos mayores que siguen con una vida muy activa, que deciden empezar o culminar sus estudios, que les gusta ir a clases de pintura o hacer otra actividad y esto también favorece para que no se depriman. El que se sientan activos, importantes, que aún hay metas por cumplir, es lo más favorecedor para que la depresión no se manifieste en ellos”.

Cambio de perspectiva

Al tratar este tema, es importante hacer notar que como sociedad, la mayoría de las veces hacemos a un lado a los adultos mayores y no logramos integrarlos en nuestras vidas y en nuestras actividades. “La integración es un paso que debemos dar para que esta etapa no sea tan difícil”, asegura la licenciada.

Además, es necesario cambiar la perspectiva que tenemos sobre la vejez, pues esto también afecta en las emociones que experimentaremos en esta futura etapa. “Por lo general asociamos la vejez a cuestiones negativas, como enfermedad, dolor, tristeza... y cambiar este concepto que se tiene, puede ayudarnos a vivir de otra manera esta etapa de nuestras vidas”.
Atentos

Como familiares o personas cercanas a un adulto mayor, o bien como un adulto mayor, es importante estar atentos a una posible depresión. Si está presente algún factor predisponente o se manifiestan algunos de los síntomas antes mencionados, es necesaria la atención inmediata. “Creemos que con dar ánimos y decir: ‘échale ganas’, la persona va a salir adelante, pero no es así, la depresión genera cambios químicos en el cerebro que se reflejan en esos estados de ánimo y debe atenderse y tratarse como cualquier otra enfermedad”, finaliza.
Una de las recomendaciones más sencillas y efectivas para no caer en la depresión es la realización de alguna actividad, que sea acorde a los gustos y preferencias de la persona.

Fuente: https://www.elsiglodetorreon.com.mx