Grupo Vigencia | Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables

GRUPO VIGENCIA
"Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables"

Adultos mayores en peligro si toman pastillas para dormir

4234325 0897343Las caídas que resultan en fracturas de la cadera pueden dejar discapacitados o incluso acabar con la vida de las personas mayores. Y una nueva investigación sugiere que el riesgo de fracturas de cadera aumenta poco después de que a una persona mayor se le recete un somnífero.

En concreto, las personas mayores tienen un riesgo más alto de sufrir fracturas de cadera en las dos semanas después de empezar a tomar pastillas para dormir recetadas. Esas pastillas eran benzodiacepinas como Valium o Ativan, y unos nuevos "medicamentos Z" alternativos, como Ambien, Sonata o Lunesta.

Aunque los medicamentos Z con frecuencia se recetan para ayudar a la gente a dormir, "no hay evidencias de que sean una alternativa más segura que las benzodiacepinas con respecto al riesgo de fractura de cadera", dijo el autor principal del estudio, el Dr. Ben Carter, de la Facultad de Medicina y el Instituto de Psiquiatría de la Universidad de Cardiff, en Reino Unido.

"Nuestro estudio muestra que ambos parecen aumentar significativamente el riesgo de fractura de cadera cuando los médicos acaban de recetarlos", señaló en un comunicado de prensa de la universidad.
Un experto de Estados Unidos dijo que está familiarizado con la conexión entre las pastillas para dormir y las fracturas.

El Dr. Alan Mensch ayuda a dirigir los asuntos médicos de los Hospitales de Plainview y Syosset de Northwell Health, en Nueva York. Dijo que el vínculo entre la fractura de cadera y el uso de Valium, Ativan y otras benzodiacepinas para dormir se volvió aparente ya en los años 70.

"Estas fracturas de cadera resultaron en la mortalidad de entre un 20 y un 50 por ciento de estos pacientes con una discapacidad permanente en una cantidad significativa de los supervivientes", dijo Mensch.

En su nueva investigación, el equipo de Carter revisó los datos de 18 estudios sobre las pastillas para dormir y el riesgo de fractura de cadera, en los que las poblaciones variaron de 500 a más de 900,000 personas. Los participantes tenían más de 65 años de edad, y la mayoría tenían 70 años como mínimo.

La revisión encontró que los nuevos usuarios de somníferos recetados (que se han asociado con somnolencia diurna, un tiempo de reacción más lento y problemas de equilibrio) tenían una tasa de fracturas que era casi 2.5 veces mayor que la de sus pares que no tomaban estos medicamentos.

El riesgo se redujo a lo largo del tiempo, pero nunca desapareció del todo. Según el estudio, se estimó que las personas que usaron los medicamentos entre 15 y 30 días tenían un riesgo de fractura de cadera un 53 por ciento más alto. Y el riesgo siguió siendo un 20 por ciento más alto para los que tomaban los medicamentos a largo plazo, o más de 30 días, en comparación con las personas que no los tomaban.

Carter dijo que los médicos deben ser conscientes del riesgo más alto de caídas y fracturas cuando recetan pastillas para dormir a los pacientes con una edad avanzada. Ciertas intervenciones, como "el entrenamiento de fuerza para mejorar la fragilidad, retirar aquello que pueda ser peligroso de casa, la corrección de la vista y una revisión médica, también son necesarias para mitigar el riesgo de fracturas de cadera, en particular durante los primeros días de uso", comentó.

Por su parte, Mensch se preguntó si, para empezar, los médicos y los pacientes están recurriendo demasiado rápidamente a las pastillas para dormir. Dijo que hay alternativas sencillas no farmacológicas que podrían ayudar a las personas a dormir bien.

"Algunos ejemplos de estas terapias son hacer ejercicio varias horas antes de ir a dormir, evitar la cafeína después de las 3 p.m., limitar el consumo de alcohol y otras medidas ’de higiene del sueño’", dijo Mensch. "Se deberían intentar estas medidas inicialmente para poder dormir".

El Dr. Matthew Hepinstall, cirujano ortopédico en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York, que ha presenciado los efectos trágicos de las fracturas de cadera en sus pacientes, dijo que la "osteoporosis y el insomnio coexisten habitualmente en las personas mayores, y se cree que recetar somníferos aumenta el riesgo de caídas y fracturas, lo que supone un problema clínico".

Hepinstall se mostró de acuerdo con Mensch en que los pacientes deberían intentar las opciones no farmacológicas antes de recurrir a las pastillas para dormir. Y si toman dichos medicamentos, deberían asegurar su entorno para prevenir las caídas, sugirió.
Los hallazgos aparecen en una edición reciente en línea de la revista PLOS One.

Más información
La Asociación Americana del Sueño (American Sleep Association) tiene más información sobre los somníferos y sus efectos secundarios.
https://www.debate.com.mx