Grupo Vigencia | Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables

GRUPO VIGENCIA
"Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables"

iv conferencia sobre envejecimiento 1

Adultos mayores prefieren tener una vida activa a cuidar nietos

f700x390 170802 209820 13Atenta, así escuchaba ayer, doña Margoth, de 65 años, la exposición de una experta que hablaba sobre la vida del adulto mayor. "Para mí esto es muy importante, por eso prefiero participar en  estas actividades porque me enseñan mucho”, dijo la mujer.
 
Ella aseguró que gracias a ese tipo de cursos dejó de considerarse una "carga”  para su familia y también de cuidar a sus nietos. "Mis hijos me veían como la niñera”, relató, pero aseguró que eso cambió  cuando se encontró con un par de amigas de su juventud, quienes la invitaron a participar en   cursos de gimnasia para adultos mayores. 
 
 "Fui  con mucho miedo, pero ahí y en otros cursos me enseñaron a que nosotros, los adultos mayores, somos personas y necesitamos disfrutar de nuestro tiempo”, relata.
 
  De acuerdo con la  coordinadora de la Plataforma Boliviana Sobre Envejecimiento y psicogerontóloga, María Cerda,  antes era normal dejar a los hijos al cuidado de los abuelos, era una norma, un mandato social. Sin embargo, en los últimos cinco años ese pensamiento ha cambiado.
 
 "Ahora ya se escucha decir a las abuelas:  ‘no quiero, yo no soy tu cuidadora’, ‘tengo cosas que hacer’. Las abuelas están comenzando a rebelarse y por esta nueva tendencia ahora las abuelas   van  liberándose”, remarcó.
 
 Eso sí, aclaró,  en Bolivia aún hay adultos mayores que siguen criando a sus nietos con mucho amor.
 
 Según la experta, ese cambio surgió con la implementación de las universidades del adulto mayor a las que acudió esta población  para  reflexionar sobre lo que hacen. "Con ello, la idea de la vejez fue cambiando”.
 
 Ahora, ya no se ve a estas personas como sinónimo de "inactividad”  o como "una carga” en las familias, sino como personas que merecen tiempo y espacio.
 
  "Los abuelos tienen amigos y actividades como pasar cursos, talleres, jugar, practicar un deporte y otros. La idea es sentirse pleno y gozar de la edad que uno tiene”.
 
Remarcó que muchas veces los hijos pecan de hacerles sentir "una carga” y ellos no quieren  eso.
 
"Se sienten culpables porque  no aportan económicamente, pero eso no es cierto,   los abuelos hacen varias  cosas que compensan”. La declaración la hizo en el Primer Encuentro Nacional sobre envejecimiento que busca una  construcción de una cultura positiva del envejecimiento.    
 
Sobre  la ancianidad 
  • Encuentro  La actividad es la primera que se realiza a nivel nacional. Participan expertos y personas de la tercera edad.
  • Actividad  El evento se inició ayer, continúa hoy y concluirá mañana. Se realiza entre las  8:30 y 13:00 y desde las 14:30 hasta las 17:30.
  • Material  Se entrega material para  las actividades.
Los adultos mayores aymaras no temen al envejecimiento
Los adultos mayores aymaras no temen envejecer, en cambio los del área urbana sí, concluye el estudio sobre el enfrentamiento de la vejez, elaborado por la experta María Cerda.
 
"A muchos adultos mayores  aymaras que  se les consulta la edad que tienen, la dicen  sin temor (ni vergüenza); en cambio, los del occidente -área urbana- no te dicen la edad que tienen, (preguntan) ‘¿cuántos me calculas?’, y  mejor para ellos si les reducen la edad, porque así los hacen sentir un poco más jóvenes”, afirma la psicogerontóloga.
 
En la  cultura aymara, la vejez no siempre se enfrenta como una pérdida o algo negativo, es también una etapa buena de la vida.
 
"Para los occidentales la edad cronológica es importante, nos quitamos la edad, porque es lo que marca la etapa y por eso incluso se tiñen el cabello”, resaltó la experta que elaboró el estudio con  53 personas, entre varones y mujeres, de   entre 60 y 93 años de seis comunidades  de la provincia Manco Kápac.
 
 De acuerdo con el diagnóstico elaborado, los aymaras aceptan los cambios de forma más sana y natural que los occidentales, que no lo admiten,  ya que la edad cronológica es muy importante.
 
El estudio elaborado durante cuatro años desde 2013 hasta  finales de 2016  también resalta que hay  cinco factores  que   protegen del envejecimiento patológico a la gente en la cultura aymara:  la contextualización, la reciprocidad, la  idea  del tiempo,  el chuyma (corazón) que tiene que ver con una manera de no disociar lo racional de lo afectivo, pero pueden conjuncionar  ambas cosas, y la actitud ukamau (así no más es) para aceptar los cambios sin angustia.
 
Aunque también hay factores que los hacen "envejecer mal”, como no haber cumplido como padres, como autoridades o en  otras responsabilidades.
 
En cambio,  si fueron buenos padres, si cumplieron como autoridades, si ayudaron, "están seguros  de que  van a envejecer bien, porque han cumplido”.
 
 El estudio agrega que la reciprocidad con la vida para ellos es muy importante. "La vida te premia con un buen envejecimiento, pero para los occidentales ese concepto   puede causar una risa”.
 
  Es signo de mal envejecimiento no tener un bastón,  trabajo o la familia porque  significa que la persona se queda "sin nada”.
 
La UCB pide construir el proceso de envejecimiento
Página Siete  / La Paz
 
Instituciones que conforman la Plataforma Boliviana sobre Envejecimiento, entre ellas la Universidad Católica Boliviana (UCB)  San Pablo, hicieron  un llamado a la sociedad a ser parte de la construcción del "proceso de envejecimiento en el país”.
 
El vicerrector nacional académico de la UCB, Alejandro Mercado, manifestó que las personas de la tercera edad "han construido” e "iluminado nuestras vidas” y por ello destacó la realización del Primer Encuentro Boliviano sobre Envejecimiento que empezó este miércoles y concluirá el viernes.  
 
El padre Antonio Delgado Sánchez, director del departamento de Pastoral Universitaria, afirmó que documentos de los obispos, como de la V Conferencia General del Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe (CELAM-Aparecida-2007), señalan que "el futuro de los pueblos está en manos de los niños y ancianos; los primeros porque llevarán la historia y los segundos porque transmiten la experiencia y sabiduría de la vida”.
 
También recordó que el papa Francisco en 2013 destacó la importancia de los adultos mayores en la vida, porque comunican fe y el patrimonio de la humanidad. De ahí que el envejecimiento es intergeneracional y esencial para la familia.
 
En esa línea, continuó, la UCB trabaja hace 13 años con las personas adultas mayores con la Universidad de la Tercera Edad (UPTE). Por ello, continuó Delgado, el Encuentro "nos invita a aprender sobre la vejez y el envejecimiento para enriquecer nuestra mirada” y "apreciar el regalo de nuestra vida (...), compartiendo a través de nuestra experiencia y sabiduría”, reflexionó a los participantes.