Grupo Vigencia | Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables

GRUPO VIGENCIA
"Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables"
×

Error

There was a problem loading image encabezado_proyecto_belga.jpg

Animales: aliados de la salud mental de los adultos mayores

0021296340Las mascotas son como un miembro más de las familias y su influencia positiva está comprobada científicamente. En adultos mayores que pueden estar afrontando etapas de soledad, partida de los hijos, pérdida del rol laboral y conflictos emocionales que afectan su calidad de vida; compañías como perros, gatos, pájaros o peces, entre otros, se perciben hoy no solo como animales de apoyo, sino como herramientas terapeúticas que pueden contribuir a mejorar la salud mental de quienes ya superan la barrera de los 60 años.

Entre los beneficios de tener una mascota se encuentran la mejora del estado de ánimo, el promover pensamientos positivos y la sensación de satisfacción con la vida, generando bienestar general. Además, no menos importante, combaten la soledad, cumpliendo un papel de acompañamiento y llenando vacíos emocionales. Colaboran con que el adulto se centre en otro ser, dejando de pensar tanto en sí mismo, en su condición física, en sus dolencias o sus problemas, con respecto a los cuales se siente impotente.

Como bien se sabe, los lazos afectivos son vitales. Así como el adulto mayor tiene un gran apego por su mascota, también se siente querido de su parte y como los animales se adaptan al carácter del cuidador, siempre están disponibles y a su merced, generando estabilidad en los vínculos emocionales.

Como deben cuidar de sus animales, les permiten sentirse útiles. Desarrollan un sentido de responsabilidad cubriendo las necesidades de esos seres dependientes que cohabitan en el mismo hogar. Alimentarlos, llevarlos al veterinario y sacarlos a pasear, entre otras tareas, genera que los adultos hagan algo valioso por otro ser, mejorando directamente su autoestima.

Más de la mitad de los propietarios de perros confirman que gracias a que tienen mascotas conocen a más personas en su vecindario y tienen una red de apoyo más amplia en tiempos de crisis, mejorando sus relaciones interpersonales.

Entre una de las ventajas más importantes, se encuentra la ayuda que proveen para superar duelos, ofreciendo un consuelo ante la muerte de seres queridos. Un estudio con personas mayores cuyos cónyuges habían fallecido mostró que el apego que tenían hacia sus mascotas les ayudó a mitigar la depresión. La Federación Internacional de Envejecimiento publicó informes científicos que confirman que las mascotas ayudan a las personas mayores duelantes y que disminuyen el deterioro de la salud de las mujeres viudas.

En cuanto a la salud física, los dueños de mascotas tienen niveles de colesterol, presión arterial y frecuencia cardíaca significativamente más bajos que los que no las tienen. Las personas que son poseen perros tienden a ser más activas físicamente y menos obesas. Estos mismos animales disminuyen el riesgo de contraer un ataque al corazón y aumenta la supervivencia a un año después de haberlo padecido.

En los hogares de ancianos, la presencia de un perro se asocia con una menor necesidad de medicación, la mejora de la función física y de signos vitales, incluso cuando los pacientes sufren de demencia. La lista de beneficios es este recinto incluye disminución de la depresión, aumento de participación, bienestar, ingesta de nutrientes y mayor interacción social.

Si bien los beneficios están más que demostrados, existen a la vez, ciertas barreras que poseen los adultos a la hora de comprar o adoptar (si me permiten un consejo, mejor, lo segundo) una mascota, como las siguientes. Algunas enfermedades que suelen estar relacionadas con el envejecimiento pueden hacer que asumir la rutina de cuidado de una mascota sea difícil o imposible. Otra de las cuestiones que los adultos mayores pueden enfrentar son financieras, ya que cuidar de un animal puede resultar costoso. También, suelen tener miedo sobre el destino que puede correr el animal si ellos enferman o mueren. Para muchos, el traslado a un hogar de ancianos suele ser traumático por tener que deshacerse de su animal.

Sin embargo, las barreras suelen estar más en la percepción de la discapacidad que en las limitaciones reales de la persona. Lo que muchas veces necesitan los adultos para poder adoptar un compañero es la confianza y el apoyo de su entorno.

El objetivo es que la mascota le reporte beneficios al adulto mayor y no que le cause dificultades, o peor aún, algún daño. Por eso, es importante que el animal de compañía tenga las vacunas y

la desparasitación al día, así como también elegir en base al agrado del futuro dueño, pero también que sea acorde a sus necesidades. Que sea un animal cuya fuerza y energía se pueda mantener bajo control para que no le vaya a producir caídas o accidentes a su propietario durante los juegos o paseos.

Sin lugar a dudas, las mascotas tienen el poder de llegar al corazón de los adultos mayores, y con ello, de aumentar su calidad de vida. ¿Llegó el momento de tener la tuya?.

Fuente: http://www.unosantafe.com.ar/sociales/animales-aliados-la-salud-mental-los-adultos-mayores-n1455054.html