Grupo Vigencia | Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables

GRUPO VIGENCIA
"Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables"

Cuidado especial para los adultos mayores

t2sdata55624420Luego de que el huracán María trajera destrucción al país, mucho se ha hablado de la falta de luz, agua, comida, combustible, acceso a las comunidades y lentitud de la ayuda local y externa.

En ese conjunto colectivo está toda la población, menores, adultos y viejos y la atención se ha comenzado a particularizar poco a poco, luego de que algunas organizaciones, alcaldes y líderes comunitarios llamaran la atención sobre necesidades puntuales. Los niños, personas con condiciones de salud de cuidado, y los adultos mayores solos, vulnerables o sin los recursos para cubrir sus necesidades básicas en este momento de emergencia nacional, resaltan en el conglomerado.

Las condiciones en las que ha quedado el país y las carencias materiales obligan a ajustar y acomodarse a la nueva realidad y tratar de hacer “de tripas corazones”. Y, aunque en algunas comunidades, instituciones de salud y hogares no hayan todas las condiciones o los recursos que debería haber, es importante recordar cómo se deben cuidar los adultos mayores.

¿Qué hacer?

Walter Rosich, geriatra y profesor en la Escuela graduada de Salud Pública de la Universidad de Puerto Rico, destaca que los mayores o los familiares que los cuidan deben recordar que es importante mantenerlos bien hidratados y llevar un régimen alimentario de acuerdo con sus condiciones de salud, en la medida de lo posible.

Ahora que se alerta sobre el peligro de que aumente la incidencia del dengue, el chikungunya y el zika, destaca la necesidad de que usen repelentes para evitar picadas de mosquitos.

Pero hace un llamado especial al cuidado de la persona postrada en cama que, de todos, es la más vulnerable. Esas personas se afectan ahora, particularmente, por el calor y la falta de electricidad para tener un abanico o aire acondicionado, lo cual es receta perfecta para el desarrollo de úlceras.

Por eso es importante, dice Rosich, que el cuarto de esa persona tenga una temperatura lo más fresca posible “porque la sudoración es un mecanismo de ulceración”.

“Se le puede poner talco y óxido de zinc. Eso ayuda muchísimo. Tener sábanas limpias y frescas. Se le puede dar vitamina C y Zinc para la piel. La persona tiene que estar bien alimentada, con suplementos vitamínicos y proteínas”, aconsejó el médico.

Recordó que, para evitar la formación de úlceras, también es importante cambiar a la persona de posición, “cada cuatro horas si tiene un matress adecuado (de aire) o (tipo de cojín de) piel de oveja. Si no es de dos a tres horas. Los cambios de posición se realizan con el uso creativo de almohadas” y de sábanas, con lo cual el cuidador protege su espalda y el adulto mayor está más cómodo, indicó Rosich.

Indicó que “otra cosa importante es evitar las infecciones urinarias y de pulmón, que son frecuentes en personas en cama. Lo más importante es mantener a la persona hidratada para que la flema esté manejable y la orina fluya”. La vitamina C y una buena higiene, son vitales, agregó.

Se puede hacer estimulación sensorial, hablar con la persona si está consciente, ponerle radio y televisión, y propiciar conversaciones para evitar el deterior acelerado de su mente.

En cuanto a la comida, a las personas en cama no se les debe dar mucha cantidad de alimento. Luego de cada comida, es necesario que espere como hora y media antes de regresar a una posición horizontal para evitar pulmonía por aspiración. En general, se debe mantener sentado la mayor cantidad del tiempo posible.

Caídas

Rosich también habló de los adultos mayores que no están en cama pero que corrien riesgo de sufrir caídas debido a la falta de electricidad y a la necesidad de hacer filas por prolongados periodos de tiempo en diversos lugares.

“En estos momentos hay muchas caídas y mucho sufrimiento y mucha gente que ni siquiera pide ayuda y se enferma y no hay nadie disponible”, lamentó.

Ivette Bonnet, profesora del Programa Doctoral en Terapia Física del Recinto de Ciencias Médicas de la UPR, comparte la preocupación de Rosich.

En estos momentos, uno de los consejos más importantes que se puede dar, sostuvo, es que en las horas de la tarde y noche, las personas tengan una linterna pequeña en todo momento.

Asimismo, hay que eliminar del camino todo lo que represente un obstáculo. Eso incluye los cables de todos los equipos que están conectados -incluidos teléfonos, plantas y radios-, alfombras pequeñas, muebles en el medio de la sala o cuarto, entre otros.

“Al levantarse, toda persona mayor debe quedarse un ratito sentada antes de ponerse de pie porque pueden haber problemas de la presión sanguínea y se puede marear y caer”, agregó Bonnet.

Asimismo, fue enfática al mencionar que “las mascotas son un problema porque se pueden meter entre las piernas y hacer que la persona se caiga. (Las mascotas) deben dormir fuera del cuarto para evitar una caída”.

Las caídas son una de las principales causas de muerte entre personas adultas mayores, tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos.

Fuente: https://www.elnuevodia.com/noticias/locales/nota/cuidadoespecialparalosadultosmayores-2369986/