Grupo Vigencia | Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables

GRUPO VIGENCIA
"Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables"

iv conferencia sobre envejecimiento 1

Me llamo Carmen, reflexión sobre Gerontología

No hurgaré en la brutal subida del IVA, del IRPF y de las tasas judiciales. No les amargaré con copagos y ajustes. Ni con los recortes de pensiones a la Dependencia o al sector sanitario público de nuestro país, que afectan tan negativamente a la universalidad y a la calidad. Ni voy atormentarles con la letanía de la Troika sobre cómo combatir el déficit público que conduce al recorte brutal del Estado del Bienestar.

Empezamos un nuevo año. Todos deseamos un año mejor. Para ello, qué mejor que empezar desde este faro enfocando y mostrando el buen hacer en el sector gerontológico.

En el Centro El Buen Samaritano, una residencia de personas mayores de Cáritas (Churriana-Málaga), hace ya varios años tuvieron una excelente idea. Hacer un manual de buen trato para los profesionales. Para ello grabaron un video titulado, Me llamo Carmen, donde a través de una residente se cuenta a los profesionales lo que las personas mayores que allí viven sienten, necesitan y qué es lo más importante en su cuidado.

El video, que se puede ver en You Tube, cuenta por miles su cifra de visitas y visionados. Algo que no es de extrañar porque da en el quid de aspectos muy importantes en la calidad de la atención de un centro residencial. El respeto a las personas. Personas que a pesar de tener muchos años, enfermedades, o vivir en un centro, siguen teniendo derecho a un trato digno. Os lo recomiendo. La voz de Carmen se muestra firme y dulce a la vez. Y muy respetuosa expresando sus peticiones. Enfoque muy atinado para sensibilizar a quienes cuidan. Enhorabuena a sus profesionales.

Poner voz a quien, a menudo, no se oye. Escuchar y comprender lo que el otro siente. Los psicólogos llaman a esto empatía. Una de las capacidades más importantes que deben tener los profesionales que se dedican a la atención de personas mayores. Es más, es quizás una de las virtudes que nos ayudarían a tener un mundo mejor.

Este es mi deseo para el año 2013: un mundo con más empatía. Que las personas, allá donde estemos, convivamos, trabajemos, disfrutemos no olvidemos que nos relacionamos con otros seres humanos. Con seres semejantes en muchas cosas a nosotros, pero a la vez muy diferentes.

Un mundo habitado de personas con mayor capacidad de mirar, comprender al otro y respetar sus vivencias y diferencias. Empecemos por quienes a nuestro lado están: en casa, en el trabajo, en la vecindad. Esto también ayudará a salir de esta crisis, que no solo es económica…

Tendremos una mejor entrada de año si todos los centros y residencias de España hacen suyo Me llamo Carmen.
Fuente: sección de opinión: http://www.entremayores.es