Grupo Vigencia | Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables

GRUPO VIGENCIA
"Organización de Apoyo Social a Poblaciones Vulnerables"

Adultos mayores: cómo prepararse para una vejez segura y digna

ancianos juntos“Sí, te acepto hasta que la muerte nos separe”, palabras dichas al momento de la unión en matrimonio ante un altar. ¿Estamos realmente preparados para envejecer con una misma persona toda la vida? En estos tiempos de redes sociales, ¿es posible perpetuar una relación para siempre?

Para muchos el secreto radica en que se encuentren dos personas que tengan ideas en común y las pongan en práctica; que la unión se base en el respeto, en la comunicación mutua, y que el amor sea el sustento diario de esa consolidación como pareja, aun con sus altibajos.

Romper la monotonía de la convivencia, aceptarse como son a medida que las canas empiezan a poblar sus sienes; disfrutar de su sexualidad con creatividad, darse los espacios necesarios para hacer cada momento un día más interesante que el otro, y sobre todo disfrutarlos, son algunos de los ingredientes necesarios para esta etapa en la vida de las personas adultas mayores.

Conforme transcurre el tiempo, el cuerpo empieza a sufrir el desgaste físico natural en cada persona. Los movimientos se vuelven más lentos; la visión pierde su agudeza visual, la alimentación se vuelve selectiva, entre otros… todo ello se da a medida que el hombre y la mujer se aproximan a la vejez. Con la ventaja, por supuesto, que llegan con más sabiduría.

Es importante que en esta etapa de la vida la persona no se encuentre sola; en todo caso, que esté acompañada del compañero o compañera, de su familia, de un entorno familiar o amistades cercanas.

¿Estamos preparados para envejecer?
Tenemos que dividir este concepto en dos partes: el envejecimiento personal, particular o individual y el envejecimiento social, colectivo o grupal.

En el envejecimiento particular lo relacionamos a nuestra propia visión y percepción del envejecimiento, el cómo lo vemos individualmente y qué esperamos de él.

Podemos ver al envejecimiento como una situación llena de oportunidades que nos va a permitir realizar cosas que no podíamos hacerlas cuando estábamos más jóvenes debido a tantas obligaciones como el trabajo y la familia. Y que ahora ya en la etapa de jubilación y con los hijos fuera del hogar con sus propios hogares, vamos a tener el tiempo necesario que nos va a permitir desde levantarnos tarde y dormir rico, a realizar sueños que nunca se pudieron cumplir, el ir de pesca, de campamento, sembrar y cosechar, criar animales o simplemente descansar y leer un buen libro descansando en la mecedora, en otras palabras el disfrutar cada minuto de la vida.

Pero también podemos ver el envejecimiento, como una situación llena de enfermedades, de achaques, dolores, limitaciones, de marginación y discriminación, por parte de una sociedad de consumo que no se ha preparado para la vejez y que le da una valoración desmedida a la belleza física.

De ahí la importancia que tiene el concepto de Promoción de la Salud (que significa, llamar o pedir salud) y el concepto de Prevención de la enfermedad (que significa, evitar o rechazar la enfermedad) ambas áreas de la Salud Publica.

Desde el punto de vista, social y grupal, la pregunta que viene, es ¿qué estamos haciendo como sociedad para prepararnos para el envejecimiento?

La explosión demográfica ya se dio, en América Latina ya es una realidad. Hoy en día la mortalidad global ha disminuido, pero ha aumentado la morbilidad; es decir, ha aumentado el número de enfermos y a su vez las enfermedades crónicas traen consigo discapacidad y dependencia.

¿Qué están haciendo los gobiernos para enfrentar este fenómeno de envejecimiento poblacional? ¿Qué tan preparados estamos para llegar a viejos solos o con la pareja actual o de toda la vida?

Invitado: Dr. Carlos Sandoval Cáceres, geriatra

Fuente: http://www.rpp.com.pe/2013-02-19-adultos-mayores-como-prepararse-para-una-vejez-segura-y-digna-noticia_568839.html