Los servicios que ofrecen cuidados personales a las personas mayores difieren no solo en cuestiones estructurales u organizativas, sino en algo fundamental que, en ocasiones, pasa inadvertido: la visión de las personas que atienden y el referente de buena praxis profesional que asociado a esta se va instaurando.

VER DOCUMENTO COMPLETO AQUÍ


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *